• facebook
  • twitter

Generaciones que Consumen

Valora este artículo
(0 votos)

 

Generaciones que Consumen

 

 

*Las opiniones expresadas en este blog son responsabilidad única y exclusiva del autor y no refleja ni identifica la posición de Aspromer con ningún tema.   

Generaciones xyz

 

Actualmente vivimos en una época de muy rápido movimiento, con poco tiempo para gastar, totalmente híper conectados y con enormes deseos de comprar y adquirir todo lo que vemos, nos cuentan, nos comparten, nos informan, nos imaginamos y queremos. Esa es nuestra realidad y al parecer está funcionando muy bien, ya que cada día que pasa es menos el tiempo que tenemos, más lo conectados que estamos y mayor el dinero que empleamos en adquirir muchas cosas; entonces lo primordial, desde un punto de vista de profesional del Marketing, es conocer cómo se comporta ese consumidor y cómo se comportará para poder enviarle el mensaje correcto en el momento correcto para obtener el resultado correcto.

Resultado de imagen de hiperconectividad

 

 

Pero entonces empezamos a observar y nos damos cuenta que no tenemos ni idea que hacer:

Por un lado somos receptores de comunicaciones a través de diferentes medios y canales donde ronda una gran pregunta que es ¿cómo llegar y entender a los millenials? Ese grupo de jóvenes que son la denominada generación Y, y que se caracterizan por vivir rápido, en constante conectividad, que odia todo lo que sus padres hacen y como lo han conseguido, y no tienen fidelidad por nada. Pero por otro lado vemos como también se popularizan los mensajes de bienestar físico y espiritual, de cómo las épocas pasadas fueron mejor y como estamos de perdidos actualmente por tener nuestra cara enchufada a un teléfono celular día y noche; es decir para la generación X, una generación adulta en sus 40´s que consume, trabaja y ha vivido en diferentes épocas y ha presenciado la evolución de la sociedad en los últimos 30 años. Y finalmente tenemos los mensajes para esa nueva generación Z, la cual apenas está creciendo y a la cual se está tratando de controlar en su relación con la actualidad – conectividad, contenidos, filosofía de vida, comportamiento social, alimentación, salud, etc. etc. etc. – pero sin saber exactamente qué es lo mejor para ellos ya que nadie tiene la respuesta y sólo se tienen experiencias pasadas basadas en épocas con cambios drásticos.

 

 

Resultado de imagen de hiperconectividad

 

 

Podemos entonces afirmar que aquí y ahora, en este momento en el que tenemos micro segmentación de mercados, proyección de comportamientos individuales y de colectivos, infinidad de datos para analizar y miles de herramientas más para llegar efectivamente a una persona o grupo, que realmente no sabemos qué hacer con toda esa información y que cada vez las personas están cambiando más rápidamente en todo sentido.

Hay consumo y hay resultados; las economías crecen y las personas, sin importar su generación, quieren más y más pero cuando llegan las crisis no sabemos cómo comportarnos ni cómo comunicar; se analiza y se desarrollan estrategias acordes a la situación que se presenta pero algo es claro: se nos viene un periodo de tiempo de crisis – graves para unos e insignificantes para otros – y nadie está comunicando cómo debemos prepararnos para esto, ya que cada que se presenta una crisis se genera un cambio drástico en la sociedad y en nuestra actualidad donde cada persona va por su camino sin importarle los demás, donde las familias no son unidas, donde padre y madre trabajan e hijos son criados por empleadas, tabletas y televisores, donde el consumo, el que nos vean en redes y sepan que hacemos o que tenemos es importante, donde no sabemos cómo trabajar en grupo y la mayor parte del tiempo la dedicamos al trabajo y nada más; va a ser muy difícil el poder soportar una crisis de cualquier índole y lograr salir bien; tal y como lo hicieron nuestros abuelos y padres, esos que no estaban tan influenciados por las marcas y el consumo y que mantenían otras prioridades de vida.

Por ello es importante como profesionales del Marketing que si bien seguimos aprovechando el momento en que podemos llegar directamente a quien queremos y que haga lo que queremos, también debemos enseñar, compartir, referenciar, crear y dar esas enseñanzas de vida que sin importar la edad que se tenga siempre serán necesarias y nos permitirán vivir la vida felices sin importar lo que suceda.

Todo tiempo – pasado, presente y futuro – es mejor si sabemos cómo vivirlo.

 

Resultado de imagen de familias

 

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Dejar un comentario

Comentarios